Principales cambios que trae la nueva Ley Hipotecaria

Cambios que incorpora la nueva Ley Hipotecaria

El 3 de noviembre el Consejo de Ministros aprobó el Proyecto de Ley del Crédito Inmobiliario, que actualmente se encuentra en trámite parlamentario y se prevé su entrada en vigor en el primer semestre de 2018. La nueva Ley hipotecaria tiene la intención de reforzar la protección a los consumidores frente a cláusulas abusivas por parte de los bancos, garantizando la transparencia en el proceso de contratación de préstamos hipotecarios.

Algunos cambios afectarán solo a las nuevas hipotecas, otros cambios serán universales y tendrán efecto retroactivo para las hipotecas vivas que no estén judicializadas. La ley protegerá no sólo a los consumidores, sino también a los autónomos.

Estos son los principales cambios que introduce la nueva Ley Hipotecaria:

– En la fase precontractual habrá más garantías para el consumidor:
El banco debe entregar al cliente toda la información sobre la hipoteca y una copia del contrato a firmar (mínimo 7 días antes de la firma) e incluirá ejemplos de diferentes escenarios donde se analice cómo afectaría a las cuotas los posibles cambios en el tipo de interés.

– Hipotecas estándar:
El Gobierno tiene previsto crear un modelo de hipoteca estándar con una redacción neutral, para que pueda utilizarse por los clientes o las entidades financieras. En esta ley todavía no se incluye, pero en posteriores reglamentos se desarrollará.

– Comisión de apertura:
Desaparecen las comisiones de estudio, tramitación o concesión.

– Intereses de demora:
Como máximo, el triple del interés legal del dinero.

– Cambio de divisa de otra moneda a euros (hipotecas multidivisa):
Se podrá solicitar en cualquier momento dicha conversión.

– Amortización anticipada:
En hipotecas a tipo variable compensación del 0,5% sobre capital reembolsado anticipadamente en los 3 primeros años o del 0,25% en los siguientes. En las de tipo fijo del 4% y 3% respectivamente.

– Desahucios:
Hasta ahora bastaba con 3 cuotas impagadas para ejecutar la hipoteca y desahuciar al moroso. Con la nueva ley, para iniciar los trámites del desahucio durante la primera mitad del préstamo, deberá haber un impago de 9 cuotas, o el 2% del capital; si el préstamo se encuentra en la segunda mitad de su plazo, deberá haber un impago de 12 cuotas, o el 4% del capital pendiente de amortizar.

– Notarios:
Su labor va a ser más importante a partir de ahora, ya que estarán obligados a
asesorar al cliente de forma personalizada y gratuita en los días previos a la firma, sobre los detalles que incluye el contrato hipotecario, asegurándose de que el cliente comprende y acepta el contenido del contrato; también el notario se encargará de revisar el contrato, para asegurarse de que no incluya cláusulas nulas.

– Control a los bancos e intermediarios financieros:
Los empleados de banca no podrán tener incentivos basados en el volumen de crédito concedido. Además, los bancos no podrán realizar “ventas cruzadas”, es decir, condicionar la firma de una hipoteca a la contratación de otros productos complementarios (seguros de vida, de hogar, etc.) como un lote único. Debe haber un oferta que incluya sólo los costes de la hipoteca, aunque podrán ofrecerse también otras ofertas que combinen la hipoteca con otros productos.

En resumen, se trata de una ley ambiciosa, que todavía tendrá que desarrollar algunos de sus aspectos en futuros reglamentos, pero que cuando entre en vigor será una gran herramienta para proteger mejor los intereses de los consumidores frente a la complejidad de los préstamos hipotecarios.


Ver más entradas del blog

Uso de cookies: Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR