Algunos trucos y consejos para poner a punto la vivienda que vas a vender

Truco para poner a punto la vivienda para venderla

A la hora de poner a la venta una vivienda, lo primero que hay que pensar es que la persona que va a comprarla no tiene por qué tener los mismos gustos que uno mismo, y habrá que generar una atmósfera lo más neutra y acogedora posible, para que sienta que esa vivienda puede ser “su hogar”.

“La primera impresión es la que cuenta”. Esta frase que a veces aplicamos para las personas, en el caso de las viviendas en venta, se convierte en algo trascendental, ya que la impresión general sólo la tiene el posible comprador en su primera visita (y a veces la última, si no le convence nada más verla…), y sólo hay una oportunidad para generar una buena primera impresión.

A continuación detallaremos algunos trucos y consejos que pueden ayudar a vender su casa, a modo de lección básica de “home staging“:


  • En general, hay que ofrecer siempre un aspecto limpio, ordenado y con buen olor. Antes de las visitas, conviene repasar y limpiar bien todos los rincones, eliminando polvo, telarañas… Usa ambientadores y ventila bien todas las estancias.
    Las habitaciones siempre deberán estar ordenadas y con las camas hechas.

  • Las visitas deberían realizarse preferentemente en los momentos que entre más luz en la vivienda, normalmente son mejores las horas cercanas al mediodía. Evita las persianas bajadas y las cortinas oscuras. Si se encienden luces en la casa, comprueba que no haya bombillas fundidas que resten luminosidad.

  • Si la vivienda necesita alguna reparación o reforma, conviene haber mirado previamente presupuestos para informarle al visitante al respecto y así atenuar la sensación negativa que puede generar el ver elementos que necesitan reforma.

  • En el caso de tener un hall o entrada, conviene que esté lo más despejado posible, generando una primera sensación de amplitud. Los muebles que no sean de estética moderna pueden crear la impresión de que el piso es más antiguo de lo que realmente es.

  • En cuanto a las paredes, si es posible, hay que repintar la vivienda y arreglar desperfectos evidentes, como grietas o desconchados. También conviene retirar posters, cuadros y elementos decorativos más personales, especialmente los que hagan alusión a ideologías políticas y/o religiosas, como crucifijos o banderas.

  • Los muebles, en muchos de los casos, no aportan valor en sí a la vivienda. En presencia de las visitas, los propietarios no deben presumir de su calidad o confortabilidad, ya que a los compradores no tienen por qué gustarles el estilo o pueden tener ya sus propios muebles. En todo caso, en función del tamaño de las estancias, sobre todo en viviendas pequeñas, puede convenir retirar algunos muebles dejando sólo lo imprescindible, para crear una sensación de espacio mayor. Esos muebles “sobrantes” pueden guardarse en otra vivienda, venderlos, alquilar un trastero…

  • Si tienes trastero, ordénalo para que se perciba mejor la capacidad y el espacio que tiene. Si tienes también un garaje, es aconsejable que haya un vehículo ocupando la plaza, para percibir mejor el tamaño.

  • Evita que en la casa haya demasiada gente, porque pueden crear una sensación de estrechez al estar todos en el mismo sitio. Si es posible, evita que por la casa haya niños o animales, que distraigan a los visitantes.

Ver más entradas del blog

Uso de cookies: Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR